Hoteles en Escocia

  • Haz una búsqueda exhaustiva de hoteles en Escocia
  • Encuentra tu hotel ideal en Escocia
  • ¡Reserva al mejor precio!
Ver lista
Ver mapa
Cargando...
Hoteles en Escocia
Guía de viajesGuía de viajes

ESCOCIA: DE UN VISTAZO


El extremo norte de la isla de Gran Bretaña está ocupado por Escocia, una región famosa por sus paisajes y sus arraigadas tradiciones. Pero Escocia es mucho más que el lago Ness, los kilts y las gaitas; Escocia es una tierra llena de historia y leyendas y salpicada de enigmáticos castillos, hermosos espacios naturales que van desde las montañas del norte hasta recónditas islas y verdes montes bañados por el mar y miles de lochs. Para los amantes del turismo urbano, Glasgow y Edimburgo, cada una con su propia personalidad, ofrecen una interesante mezcla de cultura, arte, diversión y excelentes festivales de fama internacional. Las primeras referencias escritas sobre Escocia se remontan a la época de la dominación romana, cuando la región era conocida como Caledonia y estaba habitada por los escotos en el oeste y los pictos en el este. Tanto la Edad Media como los periodos de la Ilustración y la Revolución Industrial fueron épocas doradas para Escocia, que a pesar de los continuos conflictos con Inglaterra, acabó firmando el Acta de la Unión en el siglo XVII por la que se creó el Reino de Gran Bretaña. Las dos guerras mundiales supusieron un duro golpe para la economía escocesa, que no comenzó a recuperarse hasta las últimas décadas del siglo XX.

CULTURA


Al pensar en la cultura escocesa suele venir a la mente la imagen del traje típico masculino, fácilmente reconocible por el kilt, y los sonidos de la música tradicional, caracterizada por el uso de la gaita y otros instrumentos como el arpa, el violín y el acordeón. Pero Escocia también cuenta con una gastronomía propia y varias celebraciones que pueden ser la excusa perfecta para escaparse a esta evocadora región del norte de Gran Bretaña.

COCINA


Aunque similar a la inglesa, la gastronomía de Escocia presenta algunos platos y productos propios. Entre ellos se encuentran el Scotch broth (caldo hecho con cebada, carne y verduras), el porridge (papilla de avena), el Scotch pie (pastel de carne de cordero), los oatcakes (pasteles de avena) o el haggis (especie de morcilla), considerado como uno de los emblemas de la cocina escocesa. En el apartado de postres apúntate el cranachan (frambuesas frescas, nata montada, miel y avena tostada), las galletas de mantequilla shortbread o el pudin de fruta clootie dumpling. En cuanto a las bebidas, no se puede dejar de nombrar el famoso whisky escocés, cuyo origen puede que se sitúe entre los siglos IV y V. También la cerveza, de tipo ale, oscura y con un notable sabor a malta, es digna de mención, así como el refresco Irn-Bru, producido en Escocia y tan (o más) popular allí que las marcas de refrescos más conocidas en todo el mundo.

FIESTAS Y FESTIVALES


Una de las fiestas más arraigadas es el Hogmanay, la versión escocesa de la Nochevieja. Se celebra al aire libre, en las calles de Edimburgo, con mucha música y diversión, ¡un plan perfecto para hacer algo diferente el próximo 31 de diciembre! Eso sí, tendrás que planear el viaje con tiempo para no quedarte sin hotel, ya que durante estas fechas más de 100 000 visitantes se preparan para disfrutar de la fiesta. En la misma ciudad tienen lugar otros dos acontecimientos imprescindibles: el Military Tattoo, un gran desfile militar donde participan las mejores bandas de gaitas escocesas y grupos de otros países, y el Festival de Edimburgo, compuesto por varios festivales organizados en verano y considerado como el mayor acontecimiento cultural del mundo. Otra cita cuanto menos curiosa es el torneo de rugby Ba’ de Kirkwall celebrado todos los años entre Navidad y Nochevieja en las Islas Orcadas… ¡No hay reglamento y prácticamente toda la ciudad se transforma en el campo de juego! También de tipo deportivo son los Juegos de las Highlands, donde se dan cita distintos deportes escoceses, conciertos de gaita y competiciones de danza tradicional.

CLIMA


La Nochevieja escocesa, la amplia oferta de festivales en verano, la posibilidad de esquiar en invierno y apuntarse a distintas actividades al aire libre cuando el tiempo acompaña (senderismo, rutas a caballo, rafting, etc.) y muchas más opciones hacen que Escocia resulte un destino atractivo en cualquier época del año. Aunque el clima es muy variable y difícilmente predecible, en general se puede calificar de templado, con temperaturas algo más bajas que en el resto de la isla. El viento es frecuente en todo el territorio escocés, pero las lluvias dependen enormemente de la zona: mientras que algunas partes de la costa este tienen un índice de pluviosidad similar al de ciudades como Rabat en Marruecos, la costa oeste es una de las regiones más lluviosas de Europa.



IMPRESCINDIBLES


  • Ciudades: Edimburgo, la capital de Escocia, es una ciudad encantadora llena de magia e historia. El castillo domina desde una colina la Old Town, cuya arteria principal es la Royal Mile. Al otro lado, la New Town, concebida como una ampliación de la ciudad en el siglo XVIII, alberga importantes museos, la bulliciosa Princes Street y el emblemático monte Calton Hill. Además, no muy lejos de esta zona se encuentra uno de los hoteles baratos mejor valorados por los viajeros: el hotel de tres estrellas Tune Hotel Haymarket. Otro de los grandes atractivos de la capital son las celebraciones de Hogmanay y el gran Festival de Edimburgo. Por su parte, Glasgow es la mayor ciudad de Escocia y llama la atención sobre todo por su rico patrimonio de arquitectura victoriana, ya que fue en el siglo XIX cuando vivió su época dorada. Hoy es una ciudad activa y dinámica que funciona centro económico de la región y cuenta con varios festivales y acontecimientos culturales repartidos a lo largo del año.
  • Castillos: Escocia es una tierra de castillos, y bien merece la pena perderse por sus paisajes en busca de algunos de los más hermosos. Entre Glasgow y Edimburgo se encuentra el majestuoso castillo de Stirling, un monumento muy ligado a la historia de la independencia escocesa. Más al norte están los castillos de Eilean Donan y Cawdor: el primero se sitúa en el idílico entorno formado por el lago Duich que rodea la isla sobre la que se alza la construcción, y el segundo es famoso por su conexión con Macbeth de Shakespeare.
  • Naturaleza: los espacios naturales son otra de las grandes sorpresas que esperan al viajero. Más allá del lago Ness, hay diseminados por toda Escocia miles de lochs o masas de agua similares a lagos, cada uno con su propia leyenda. Las islas también esconden bellos paisajes que merece la pena explorar: desde el archipiélago de las Orcadas, salpicadas de monumentos prehistóricos, hasta la isla de Skye en las Hébridas Interiores, donde la naturaleza más salvaje de la cordillera Cuillin se mezcla con varios castillos y antiguos monumentos que podrás descubrir desde la comodidad de un alojamiento como el hotel de cuatro estrellas Cuillin Hills, ubicado junto al centro de la localidad de Portree.


¿Quieres saber más sobre los lugares descritos? Haz clic en el siguiente enlace para ver la guía específica:

Escocia, una tierra de hermosos paisajes, enigmáticos castillos, ciudades llenas de vida y mil y una leyendas, despliega todos sus encantos ante los viajeros que deciden acercarse al norte de Gran Bretaña y dejarse seducir por un entorno único e irrepetible que atrapa desde el primer momento.

Precio máximo

de ‎15 €hasta ‎1.703 €