Hoteles en Laredo

  • Haz una búsqueda exhaustiva de hoteles en Laredo
  • Encuentra un hotel barato en Laredo
  • ¡Reserva al mejor precio!
Ver lista
Ver mapa
Cargando...
  • Salomón

    • Hostal
    • Laredo, a 0,1 km de: Centro de ciudad
    • 0 - / - Valoración
    • Sin ofertas
    Ver oferta
    No hemos encontrado habitaciones disponibles.
  • Pensión Esmeralda

    • Albergue
    • Laredo, a 0,1 km de: Centro de ciudad
    • 0 - / - Valoración
    • Sin ofertas
    Ver oferta
    No hemos encontrado habitaciones disponibles.
  • Ramona

    • 1 Hotel
    • Laredo, a 0,1 km de: Centro de ciudad
    • 80 80 / 100 Valoración 22 opiniones
    • Sin ofertas
    Ver oferta
    No hemos encontrado habitaciones disponibles.
  • Tucán

    • 2 Hotel
    • Laredo, a 0,3 km de: Centro de ciudad
    • 0 - / - Valoración
    • Sin ofertas
    Ver oferta
    No hemos encontrado habitaciones disponibles.
  • Orio

    • Hostal
    • Laredo, a 0,3 km de: Centro de ciudad
    • 0 - / - Valoración
    • Sin ofertas
    Ver oferta
    No hemos encontrado habitaciones disponibles.
  • El Carro

    • Hostal
    • Laredo, a 0,4 km de: Centro de ciudad
    • 0 - / - Valoración
    • Sin ofertas
    Ver oferta
    No hemos encontrado habitaciones disponibles.
Hoteles en Laredo
Guía de viajesGuía de viajes

LAREDO: COSTA ORIENTAL


El municipio de Laredo se encuentra en la comunidad autónoma de Cantabria, a orillas del mar, y forma parte de las denominadas «cuatro villas marineras» junto con Santander, Castro Urdiales y San Vicente. Es un territorio con un rico patrimonio histórico y rodeado de bellos paisajes cargados de contrastes que se pueden descubrir por tierra, mar y aire. Además, en su casco urbano se encuentran una playa de más de cuatro kilómetros de longitud y parte del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel.

PUEBLA VIEJA


La Puebla Vieja, el nombre que recibe el casco antiguo de Laredo, está compuesta por un interesante conjunto de palacios, casonas, iglesias, torres y conventos que datan de entre los siglos XIII y XVII y albergan valiosos tesoros artísticos en forma de sepulcros, pinturas, tallas y retablos. Esta zona de la ciudad está estructurada en torno a seis calles que se extienden alrededor de la iglesia de Santa María de la Asunción, de estilo gótico, y que están flanqueadas por interesantes construcciones civiles como la casa de Zarauz, decorada con solemnes escudos; la de Hernando de Alvarado; la de Diego Cacho; la de los Peregrines; la de la familia Hoz, o la de los Villota, entre otras muchas. De los edificios religiosos destacan la iglesia de San Martín, de estilo románico y que fue anteriormente un monasterio de benedictinos; la de San Francisco, actual convento de las M.M. Trinitarias, y la parroquia de Santa María de la Asunción, una edificación gótica del siglo XIII que alberga el retablo de la Virgen de Belén. A todo ello se suman el torreón que hay detrás del convento de San Francisco, la puerta de Santa María, el arco de la puerta de San Lorenzo (también conocido como la puerta de Bilbao), la puerta de Merenillo o San Marcial y el propio ayuntamiento, construido en el siglo XVII.

Resulta difícil planear una ruta por el casco antiguo o Puebla Vieja de Laredo, ya que hay edificios de interés a la vuelta de cada esquina, por lo que la mejor idea es alojarse en uno de los hoteles del centro y recorrerlo tranquilamente a pie. Aquí encontrarás hoteles baratos y con muy buenas ofertas, como el hotel Cortijo o la Posada Casona de la Ventilla; aunque si prefieres alejarte del casco urbano y descansar en un palacio restaurado del siglo XVII, prueba con el hotel Palacio Torre de Ruesga, un establecimiento de 4 estrellas situado en la comarca del Alto Asón, rodeado de un bosque de castaños, chopos y nogales y con todos los servicios y las comodidades actuales, como piscina, sauna, hidromasaje y gimnasio.

EL LITORAL DE LAREDO: COSTA ESMERALDA


Hay un total de cinco playas a lo largo del litoral, cada una con un ambiente distinto: La Salvé, de tipo urbano y galardonada con la Q de calidad turística; El Puntal, la playa idónea para practicar deportes náuticos como el windsurf; La Soledad y El Ayla, que destacan por sus calas tranquilas y pequeñas, y El Regatón, una playa especial por su elevado valor ecológico.

Otra forma de disfrutar de la costa es a través de los miradores, que ofrecen unas vistas privilegiadas sobre las playas y el paisaje que las envuelve. Uno de los más impactantes se ubica al pasar por el túnel que hay bajo La Atalaya: desde aquí podrás observar el azote del mar embravecido en los momentos de temporal y su tranquilidad en los días normales. Tampoco te pierdas la oportunidad de contemplar las vistas desde los miradores de la Caracola, El Pozo, la Rosa de los Vientos y el paseo marítimo que bordea la playa de La Salvé.

EL MAR Y LA TIERRA


No se puede olvidar que Laredo es una población de gran tradición pesquera, hecho que explica que para sus habitantes el mar sea, ante todo, una fuente de vida. Tradicionalmente el principal sector económico laredano ha sido la producción de conservas de anchoa, entre otras delicias venidas del mar Cantábrico, aunque en la actualidad el mar y el rico patrimonio histórico de la ciudad le han permitido desarrollar con éxito el sector turístico. Así, el puerto pesquero de Laredo es también un puerto deportivo que ofrece distintas actividades y deportes náuticos como el kitesurf, el submarinismo, el alquiler de motos de agua o el stand up paddle.

Pero no solo podrás descubrir Laredo a través de mar, ya que gracias a su estratégica ubicación también existe la posibilidad de realizar diversas actividades por tierra y aire para conocer este rincón cántabro desde otra perspectiva: vuelos en parapente, espeleología, rutas en bicicleta, paseos a caballo y en quad, golf… Y por si fuera poco, no muy lejos se hallan varios lugares de interés que no deberías pasar por alto, como el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, la Neocueva de Altamira o las Cuevas del Alto Asón.

CAPRICHOS DEL CANTÁBRICO


El ingrediente estrella de Laredo es, sin lugar a dudas, la anchoa, cuyo proceso de elaboración en conserva se sigue realizando de forma artesanal. También podrás probar otros productos del mar como los deliciosos jibiones en su tinta, la marmita de bonito, el arroz con bogavante o la parrillada de marisco, aunque la variedad de la cocina laredana se extiende mucho más allá, con platos como el cocido montañés, la carne roja de Cantabria o las exquisitas tablas de quesos.

La calle de los Vinos, el Ensanche y el Puntal son las zonas preferidas para salir a tomar unos pinchos y probar las delicias de la gastronomía de Laredo junto con una buena copa de vino o una cerveza bien fría. Si tienes la ocasión de hacer tu visita en agosto, recuerda que ese mes se celebra el Día de la Marmita, un concurso gastronómico donde se premia la marmita más sabrosa, un plato cocinado en cazuela de barro que combina varias verduras y bacalao. En realidad, se trata de una receta muy sencilla, pero cada uno le da su toque personal, así que no tendrás más remedio que probar todas las que puedas para decidir cuál es la que más te gusta. Y para el postre, saborea uno de los más tradicionales de Laredo: los caprichos del Emperador, un dulce de chocolate al que se le incorporan avellanas, semillas y un toque de vainilla. ¡Toda una delicia!

Precio máximo

de ‎ 40 €hasta ‎ 82 €