Hoteles en Seychelles

  • Haz una búsqueda exhaustiva de hoteles en Seychelles
  • Encuentra tu hotel ideal en Seychelles
  • ¡Reserva al mejor precio!
Ver lista
Ver mapa
Cargando...
Mostrar más hoteles
Hoteles en Seychelles
Guía de viajesGuía de viajes

ISLAS INTERIORES (SEYCHELLES): DE UN VISTAZO


El paradisíaco archipiélago de las Seychelles se encuentra en el océano Índico, al noreste de la isla de Madagascar. Las más de 100 islas que lo componen se dividen a su vez en dos grupos, las islas exteriores, muchas de ellas deshabitadas, y las islas interiores, el núcleo del país. De entre ellas, Mahé es la de mayor tamaño y alberga la capital, Victoria, que concentra al 80 % de la población. Gracias a su agradable clima, su exuberante naturaleza y sus excelentes playas ideales para el buceo, las Seychelles son conocidas como uno de los mejores destinos del mundo para los amantes de los paraísos tropicales.
Aunque es probable que las islas ya fueran visitadas por los mercaderes árabes antes de la llegada de los europeos, fue en 1505 cuando los portugueses las incluyeron por primera vez en sus mapas de navegación. Habitado solo ocasionalmente por piratas, el archipiélago fue tomado por los franceses en 1756, pero el control pasó a mano de los ingleses tras las guerras napoleónicas. Al igual que sus predecesores, estos mantuvieron las Seychelles como una colonia dependiente de Mauricio, una situación que se prolongó hasta 1903 y que desembocó finalmente en la independencia definitiva en 1976.

CULTURA


Africanos, asiáticos y europeos han ido configurando la cultura propia de las Seychelles, una fusión de las tradiciones de distintos pueblos que se aprecia en el arte local, la música, las danzas, la arquitectura y la gastronomía.

COCINA


La cocina tradicional del archipiélago, con platos que combinan las técnicas francesas con el exotismo oriental, es quizás una de las muestras más evidentes del crisol de culturas seychelense. El arroz y el pescado, preparado de diferentes maneras, son la base de la alimentación, aunque también es fácil encontrar pulpo, algunos mariscos y carne aromatizada con especias. La leche de coco es otro de los ingredientes más empleados y aparece tanto en los platos salados como en los postres, que suelen consistir en cremas heladas o, sencillamente, deliciosas frutas tropicales frescas. En cuanto a las bebidas, las de importación son bastante caras, por lo que conviene acostumbrarse a las bebidas típicas del país: té, zumos y licores como el Coco d’Amour, elaborado, cómo no, con leche de coco.

FIESTAS Y FESTIVALES


Además de disfrutar de la gastronomía de las Seychelles, una buena forma de acercarse a su cultura es a través de las celebraciones que se suceden a lo largo del año. En abril se organiza la National Fishing Competition, un concurso de pesca, y en mayo tiene lugar el Festival of Underwater Images, centrado en el mundo del buceo. En junio hay dos fechas destacadas: el 5 y el 29, dedicados respectivamente al Día de la Liberación y el Día de la Independencia, ambos festejados con desfiles y música por doquier. La isla de La Digue vive su gran fiesta el 15 de agosto, y en septiembre el sector hotelero organiza la Deau Vallon Regata, aunque es en octubre cuando todo el archipiélago se rinde ante el animadísimo Festival Criollo, el acontecimiento cultural más importante del año. Por último, noviembre es el mes del Campeonato Mundial de Pesca de Altura y del Día de Todos los Santos, que trae consigo varios rituales donde lo cristiano y lo pagano se funden.

CLIMA


Debido al clima de tipo tropical templado y húmedo, las temperaturas oscilan entre los 24 ºC y los 30 ºC durante todo el año, por lo que prácticamente cualquier momento es bueno para escaparse a las Seychelles. La principal diferencia la marcan los vientos, que traen más humedad y calor entre octubre y marzo y menos lluvias y calor entre mayo y septiembre. Así pues, si lo tuyo es bucear, la temporada perfecta es entre marzo y mayo y entre septiembre y noviembre, mientras que entre mayo y septiembre es cuando se dan las condiciones ideales para deportes como el surf y el windsurf y para planear rutas de senderismo. Otro de los grandes atractivos de las Seychelles es la observación de aves, una actividad que podrás realizar en abril (época de cría), mayo-septiembre (época de anidación del charrán sombrío) y octubre (época de migración).


IMPRESCINDIBLES


Una ruta por las islas interiores de las Seychelles puede centrarse en tres de las principales islas habitadas, donde la oferta de alojamiento y actividades es amplia y variada:

  • Isla de Mahé: es la mayor de todas y la única que tiene un aeropuerto internacional, por lo que será esta isla la primera que pises al llegar a las Seychelles si accedes por aire. Aquí se encuentra Victoria, la capital del país, una pequeña ciudad cuyo centro neurálgico es el colorido y alegre mercado de Sir Selwyn Selwyn-Clarke, donde se venden desde las capturas del día hasta productos artesanales, pareos y especias. No muy lejos está la catedral de la Inmaculada Concepción, construida a mediados del siglo XIX y a la que se unen otros templos como una iglesia anglicana, un templo hindú y una mezquita. Fuera de la capital, la isla ofrece hermosas playas (Beau Vallon, Baie Lazare, Anse Royal, Anse aux Pins, Anse Soleil y Anse Takamaka), plantaciones de té, naranjas, menta y vainilla, y el magnífico Jardin du Roi, un enorme jardín creado por los franceses para abastecer de especias a París y que hoy cuenta con un terrario para tortugas gigantes de las Seychelles.
  • Isla de Praslin: accesible en avión o catamarán desde Mahé, la isla es famosa por sus hermosas playas, como Anse Lazio, pero nadie debería pasar por ella sin recorrer el valle de Mai. Se trata de un bosque prehistórico, perfectamente conservado, que está declarado Patrimonio de la Humanidad y alberga especies del singular coco de mar, una palmera originaria de las Seychelles cuyo enorme fruto (¡de hasta 25 kg!) recuerda por la forma a un trasero humano. Desde Praslin se puede visitar Curieuse, una pequeña isla deshabitada y protegida con el fin de preservar su fauna y su flora.
  • Isla de La Digue: un barco conduce desde Praslin o Mahé hasta La Digue, una pequeña isla de apenas 10 km2. El puerto de La Passe es la puerta de entrada a esta isla que ofrece un auténtico paraíso para los que quieran descubrir la riqueza ornitológica de las Seychelles. También hay espectaculares playas como Anse Source d’Argent y restos de antiguas plantaciones y fábricas de coco y vainilla.


Las tres islas mencionadas disponen de un buen surtido de alojamientos con precios para todos los presupuestos. De entre los hoteles más baratos, uno de los mejor valorados es el Elizes Villa, un pequeño hotel situado en Praslin, con acceso directo a la playa. En el extremo opuesto se sitúan los establecimientos más lujosos y exclusivos del archipiélago, como los hoteles Raffles Praslin, Maia Luxury Resort and Spa o Four Seasons Seychelles, todos ellos entre los mejor valorados por los viajeros que han visitado las islas.

Un viaje romántico, una escapada de relax, unas vacaciones para bucear, hacer surf y descubrir la cultura y las maravillas naturales de las casi vírgenes Seychelles; son muchos los motivos para no perderse este pedazo de paraíso en pleno océano Índico y pocas las excusas para no hacerlo cuanto antes.

Precio máximo

de ‎44 €hasta ‎5.046 €