Hoteles en Ávila

  • Busca entre todos los hoteles de Ávila en Internet
  • ¡Encuentra un hotel barato en Ávila!
  • ¡Reserva al mejor precio!

Resultados para: Ávila

Cargando
  1. Sercotel Cuatro Postes

    Sercotel Cuatro Postes

    Ávila, a 0,0 km de Centro de la ciudad

    Bien – 75 / 100 (785 opiniones)

    Other deals

  2. Palacio de Los Velada

    Palacio de Los Velada

    Ávila, a 0,0 km de Centro de la ciudad

    Excelente – 85 / 100 (904 opiniones)

    Other deals

  3. Vettonia Naturavila

    Vettonia Naturavila

    Ávila, a 0,0 km de Centro de la ciudad

    Bien – 77 / 100 (92 opiniones)

    Other deals

  4. Hospedería la Sinagoga

    Hospedería la Sinagoga

    Albergue

    Ávila, a 0,0 km de Centro de la ciudad

    Muy bien – 80 / 100 (182 opiniones)

    Other deals

  5. Hotel Palacio Valderrabanos

    Hotel Palacio Valderrabanos

    Ávila, a 0,0 km de Centro de la ciudad

    72 / 100 (573 opiniones)

    Other deals

  6. Islazul Ciego de Ávila

    Islazul Ciego de Ávila

    Ávila, a 0,0 km de Centro de la ciudad

    Valoración no disponible

    Other deals

Mostrar más hoteles
Hoteles en Ávila

ÁVILA: TIERRA DE CANTOS Y DE SANTOS

 

Pasear por las calles de la amurallada ciudad de Ávila es viajar al poderoso pasado castellano, a la Edad Media de la Reconquista y al Renacimiento de la arquitectura palaciega; no en vano, la ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1985. En Ávila parece que el tiempo se haya detenido en aquella época, y es que el centro está lleno de edificios medievales que han permanecido en pie hasta nuestros días, rodeados de misterio y leyendas. Así, es una ciudad perfecta para disfrutar del arte y la tradición en los rincones del recinto amurallado donde predomina el estilo románico y perviven tradiciones tan antiguas y significativas como la Semana Santa, que tiene lugar en primavera y es de gran interés turístico y cultural. Y si lo que te apasiona es el turismo gastronómico, prepárate para probar los platos típicos abulenses, como las patatas revolconas, el cochinillo asado o las yemas. ¡No te dejarán indiferente!
 

CIUDAD ROMÁNICA POR EXCELENCIA

 

La primera visita obligada de Ávila son las murallas, que constituyen el mayor emblema de la ciudad: fueron construidas en el siglo XII, tienen un perímetro de dos kilómetros y medio y están atravesadas por nueve puertas. Sin duda, merece la pena subir al adarve (desde la Puerta del Alcázar o desde el Arco del Carmen) para contemplar las mejores vistas de la ciudad y de la Sierra de Ávila. Seguro que entonces comprenderás estas palabras de Miguel de Unamuno: abarcábamos toda Ávila con una sola mirada y comprendimos lo que se puede querer a una ciudad así.

Al bajar del adarve te encontrarás en la Plaza del Alcázar, que linda con la muralla y la puerta. A continuación de este espacio se sitúa la Plaza de Santa Teresa, popularmente conocida como Mercado Grande, ya que desde tiempos inmemoriales se han celebrado en este lugar los mercados, las fiestas y las reuniones. Es una de las plazas más emblemáticas de Ávila, y aquí se encuentra uno de los restaurantes más típicos de la ciudad, el Restaurante La Santa, donde preparan un delicioso chuletón abulense. También está la iglesia de San Pedro, uno de los templos románicos más importantes de la ciudad, que atesora extraordinarios ejemplos de decoración escultórica en su fachada. Y si sigues el paseo por la Cuesta Antigua, llegarás a la Plaza de las Vacas, donde podrás tomarte una copa en El que faltaba, un pub en el que disfrutarás de buena música y buen ambiente. Un encantador hotel para disfrutar de esta zona es el Puerta del Alcázar.

En la parte sur de la plaza de Santa Teresa está la iglesia de la Magdalena, también de planta románica pero posteriormente transformada durante el Renacimiento. Muy cerca se sitúa la iglesia de Santiago, obra igualmente románica donde según la tradición se armaban los caballeros de la Orden de Santiago en la Edad Media. Y un poco más lejos se encuentra la iglesia de San Nicolás, levantada en el periodo de transición del románico al gótico, aunque también presenta modificaciones posteriores.

Como ya te habrás dado cuenta, el mayor atractivo de Ávila es su excelente patrimonio artístico de la época medieval, único en España.
 

LOS ENCANTOS DE ÁVILA

 

Dentro del recinto amurallado el monumento que más destaca y llama directamente la atención es la magnífica catedral, una obra maestra del primer gótico castellano, propio de la Baja Edad Media, con aspecto de fortaleza (de hecho, uno de los muros es la propia muralla la ciudad). A pesar de los añadidos posteriores, su esencia ha permanecido intacta, y es recomendable visitarla con detenimiento, recorriendo las capillas, el claustro, el altar, el coro e incluso el museo. En la Capilla Mayor destacan las obras del maestro Berruguete, que reflejan ya un mayor realismo, mientras que en la girola resalta el sepulcro Madrigal, considerado como una obra cumbre del Renacimiento español. En oposición estilística, puedes acercarte al sepulcro de San Vicente, con relieves románicos que relatan la vida del santo.

En los alrededores de la catedral tienes numerosos hoteles con encanto, como el Palacio de Valderrábanos o el Palacio de los Velada. Y en la misma Plaza de la Catedral hay un restaurante muy recomendable por su calidad y por las vistas que ofrece del templo al estar situado en un primer piso: se llama La Alcaravea, y sus precios son bastante atractivos. Tras la comida, puedes continuar la ruta saliendo del recinto amurallado por la Puerta de la Catedral, abierta bajo el mandato de Felipe II en el siglo XVI. Muy cerca está la Basílica de San Vicente, el edificio más importante del románico en Ávila y precursor del estilo, en el que destaca sobre todo la decoración de la portada occidental.

La Plaza del Ayuntamiento, conocida por los abulenses como Mercado Chico, es el auténtico corazón de Ávila. Es un lugar de celebraciones y mercados repleto de restaurantes tradicionales, como el mesón Casa Guillermo, donde se sirven los platos típicos abulenses en generosas raciones. Además, en esta plaza nace la Calle Vallespín, famosa por reunir numerosos locales de copas. Entre ellos destacan Ático, siempre abarrotado; Millenium, el lugar de moda, y Vallespín, donde pinchan música para todos los gustos. Al bajar esta calle se llega al Palacio de Polentinos, uno de los mejores ejemplos del Renacimiento civil español. Y si continúas bajando la calle y sales por la Puerta del Puente, llegarás a la Ermita de San Segundo, donde cabe destacar el sepulcro del santo, de Juan de Juni. Siguiendo la muralla, puedes volver a entrar por la Puerta de la Malaventura, tras la que se encontraba la judería vieja y que conserva la portada de una antigua sinagoga.


LA SEMANA SANTA ABULENSE

 

La Semana Santa en Ávila, declarada de Interés Turístico Nacional, es una de las más destacadas de España por su majestuosidad y formalidad. Durante esta época la ciudad adquiere un matiz distinto, y aunque las procesiones de los penitentes la recorren todos los días de la semana, las más importantes son las de Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección. El Viernes Santo por la noche tiene lugar un Vía Crucis en los alrededores de la muralla, con un carácter muy especial y solemne por los hechos que conmemora y el ambiente en que se celebra. Otra celebración peculiar es la Romería del Pradillo, tras la procesión del Domingo de Resurrección, en la que se realizan subastas, se come hornazo y se bebe sangría.

Si Ávila ya ofrece de por sí un interesante patrimonio artístico, vivir esta celebración tan tradicional con semejante telón de fondo se convierte en una experiencia incomparable.

Precio máximo

de ‎25 €hasta ‎307 €

Puntos de interés - Ávila