Hoteles en Cadaqués, España

  • Busca entre todos los hoteles de Cadaqués en Internet
  • ¡Encuentra un hotel barato en Cadaqués!
  • ¡Reserva a un precio increíble!
Ordenar por
Hoteles en Cadaqués

CADAQUÉS: UN PUEBLO SALIDO DEL MAR


En la costa gerundense, aislado por la montaña del Puig de Paní y el Puig de Bufadors, un delicioso pueblo pesquero de casas blancas se asoma al Mediterráneo: Cadaqués. El paisaje del Parque Natural del Cap de Creus, junto a las encantadoras playas y calas y el ambiente tradicional que se respira en el casco antiguo de la localidad, son los principales motivos que atraen a los visitantes a este rincón de la Costa Brava. Decía Dalí, que vivió aquí varios años, que es «el pueblo más bonito del mundo», y ciertamente si de algo puede presumir Cadaqués es de su delicada y seductora belleza.

DE PASEO POR EL CASCO ANTIGUO


Durante siglos Cadaqués estuvo incomunicado con el resto de la región por las montañas que lo rodean. El mar era su única puerta de entrada, lo que hizo que la localidad se desarrollara mirando al Mediterráneo, alimentándose de él, hasta tal punto que muchos tienen la sensación de que el pueblo pertenece más al mar que a la tierra. En la actualidad, una carretera da acceso al pueblo, y al ir bajando por ella lo primero que llama la atención es el resplandeciente color blanco de las fachadas y la silueta de la iglesia de Santa María de Cadaqués, que se sitúa en el punto más elevado del pueblo y sobresale por encima del resto de edificios.

Es Cadaqués un lugar perfecto para deambular sin rumbo fijo y perderse por las estrechas calles medievales, como la calle del Call, en las que verás que el pavimento está formado por piedras procedentes de la orilla del mar: se conoce como rastell, está hecho a mano y su función es absorber el agua de la lluvia y evitar resbalones. Pero además de empaparte del encanto de la villa, en tu paseo te encontrarás con distintos monumentos y edificios de interés, como la mencionada iglesia de Santa María, iniciada en el siglo XVI tras la destrucción del templo anterior por parte del pirata Barbarroja; los edificios modernistas del paseo marítimo, levantados por habitantes de la localidad que se enriquecieron en América; el faro de Cala Nans, ubicado en un extremo del puerto; Es Portal, un arco que pertenecía a la antigua entrada a través de la muralla; Es Baluard, que es ahora la sede del ayuntamiento, o la torre de las Creus, una construcción defensiva que se cree que data del siglo XVII.

Para estar cerca de todos estos lugares de interés, la mejor opción es buscar un alojamiento en el centro de Cadaqués, donde encontrarás un amplio surtido de hoteles. Hay alojamientos elegantes y lujosos, como el hotel de cuatro estrellas Playasol, ubicado en un lateral del puerto y con unas vistas increíbles de la bahía, y otros más baratos y sencillos, como el hotel de dos estrellas Nou Estrelles, situado a un par de minutos a pie de la iglesia de Santa María. ¡Tú eliges!

PAISAJES DE LA COSTA BRAVA


Una de las características del litoral de Cadaqués es que, a pesar del desarrollo del turismo, aún se pueden encontrar muchas playas y calas que se conservan vírgenes y llenas de belleza en estado puro, con aguas limpias y transparentes. Desde playas de fácil acceso y adecuadas para la práctica de deportes náuticos, como playa Gran, justo al lado del centro de la localidad, hasta recónditas calas como Sa Cebolla, donde el mar parece una gran piscina natural, cualquier opción te sorprenderá gratamente.

No obstante lo anterior, el paraje natural más llamativo del municipio es el Cabo de Creus, el primer parque marítimo terrestre de Cataluña. Este espacio, que destaca por la gran riqueza de fauna y flora y los espectaculares paisajes que crean los acantilados que mueren en el mar, se puede disfrutar de muchas maneras: haciendo senderismo, buceando o incluso dando un paseo a caballo o en bicicleta. Además, también podrás visitar algunos lugares de interés cultural, como el monasterio románico de San Pedro de Rodas.

TRAS LAS HUELLAS DE DALÍ


Junto a Cadaqués se encuentra Portlligat, un pequeño pueblo ubicado en una cala resguardada del mar abierto por una isla que hace que la bahía parezca más un lago que el propio mar Mediterráneo. Sin dejar de lado la belleza del lugar, el motivo por el que se conoce a esta localidad es porque Dalí residió aquí, en una casa diseñada por él mismo y convertida en museo en la actualidad. Y tú también puedes pasar unos días en Portlligat si te alojas en un hotel como Calina, a solo 50 metros del museo y con dos estupendas piscinas rodeadas de jardines.

La personalidad y el genio de Dalí quedaron plasmados en la propia construcción de la vivienda, que se caracteriza por el aire surrealista que le confiere la inverosímil sucesión de espacios llenos de pasillos, desniveles y caminos sin salida. Si te gusta el arte de Dalí, no dudes en acercarte a visitar su casa-museo, ya que además de ver estancias como el taller en el que trabajaba, podrás comprender mejor su obra a través de la configuración y la decoración del edificio que construyó para que fuera su hogar.

GASTRONOMÍA CADAQUENSE


Después de disfrutar de los encantos de Cadaqués, la costa y el entorno natural, no hay mejor forma de poner el broche de oro a la jornada que cenando en un restaurante de cocina típica cadaquense. El pescado y el marisco son los protagonistas de la mayoría de los platos, como la paella de marisco, el suc d’escòrpora o las deliciosas tostas con tomate, aceite de oliva y anchoas curadas en sal y pimienta, aunque también se preparan platos de carne a la brasa acompañada de alioli. Entre los postres tradicionales de la localidad cabe mencionar los taps (se vienen elaborando desde el siglo XVIII), las burilles, los crespells de Semana Santa, los matrimonis, el peix de nata o el pa de pessic. ¡Sabor mediterráneo en estado puro!

Precio máximo

de ‎41 €hasta ‎435 €

Hoteles destacados

Más top hoteles

Puntos de interés - Cadaqués