Hoteles en Carcasona

  • Busca entre todos los hoteles de Carcasona en Internet
  • ¡Encuentra un hotel barato en Carcasona!
  • ¡Reserva al mejor precio!

Resultados para: Carcasona

Cargando
    Mostrar más hoteles
    Hoteles en Carcasona

    CARCASSONNE: LA CIUDAD PROTEGIDA


    Carcassonne (Carcasona en español), perteneciente a la región de Languedoc-Rosellón, es una pequeña ciudad monumental del sur de Francia situada a medio camino entre Perpiñán y Toulouse. Su impresionante ciudadela medieval, restaurada en el siglo XIX e inscrita en el Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1997, es su mayor tesoro. Ya desde lejos se divisan los torreones que componen la muralla de este recinto protegido no solo por la mano del hombre, sino también por la montaña Negra al norte, el valle del Aude al sur, la llanura de Lauragais al oeste y las Corbières al este. Pero las torres y la muralla son simplemente la cara exterior; dentro te espera un apasionante viaje en el tiempo.

    UN PASEO POR EL TIEMPO


    Aunque Carcassonne ya estuvo habitada en la época prerromana, fue alrededor del año 100 a. C. cuando los romanos fortificaron la cima de la colina y la ciudad empezó a ganar importancia como lugar estratégico desde el punto de vista político y militar por su ubicación en el camino hacia la península ibérica. Tras los romanos, distintos pueblos se fueron haciendo con el control de la zona y añadiendo fortificaciones, como es el caso de los visigodos y los musulmanes. Sin embargo y a pesar de que fue el papel de Carcasona en la cruzada contra los albigenses en el siglo XIII lo que le hizo ganarse un hueco en los libros de historia, terminó perdiendo su importancia militar cuando en 1659 la provincia del Rosellón se incorporó definitivamente a Francia.

    Ahora que conoces los principales detalles sobre los pobladores de este pequeño espacio de tierra, te resultará muy interesante comprobar qué vestigios de estas civilizaciones se han conservado hasta la actualidad. Sin lugar a dudas, la ciudadela de Carcassonne o «Cité», como se conoce popularmente, es el principal foco de atención. Aparte de 3 km de muralla con 52 torres repartidas a lo largo de ella, también encontrarás aquí el castillo condal, la basílica de Saint-Nazaire, las barbacanas e imponentes puertas como la de Narbona o la del Aude. Además, debido a sus grandes dimensiones, está considerada como la mayor fortaleza de Europa, aunque el conjunto que se ve hoy es el resultado de la obra de restauración acometida por el arquitecto Violet-le-Duc en el siglo XIX.

    La mencionada basílica de Saint-Nazaire, que mezcla los estilos románico y gótico, es la joya de la Cité. En ella destacan las vidrieras de los siglos XIII al XIV que representan la vida de Cristo y sus discípulos. Por su parte, el castillo condal, construido sobre una domus del siglo I, fue la fortaleza en la que vivieron los vizcondes de Carcassonne y sufrió distintas modificaciones a lo largo del tiempo. El recinto cuenta con varias torres redondas, un castillete, un foso y una barbacana (muro bajo de estilo defensivo medieval). ¡Pero aún hay más! Otro lugar notable es el teatro ubicado en el antiguo claustro de Saint-Nazaire y que cada verano se pone en acción gracias al Festival de la Ciudadela, creado en 1957 por Jean Deschamps.

    ¡A la palestra! Es el momento de andar un poquito más, aproximadamente 1 km, para contemplar la arquitectura militar y las vistas de la bastida Saint-Louis (ciudad nueva de Carcasona), la montaña Negra y los Pirineos desde la palestra, esto es, el espacio que se abre entre los dos recintos amurallados. Verás en tu camino más de veinte pozos que servían para abastecer de agua a la ciudadela y sobre los que se cuentan leyendas como la que narra que, en la época de la dominación visigoda y ante el temor de la llegada de Atila, se arrojó a uno de los pozos el tesoro del templo de Salomón. Aunque desde entonces se han realizado varias excavaciones y no se ha hallado nada, siempre quedará la duda…

    MÁS ALLÁ DE LA CIUDADELA


    No todos los lugares de interés se encuentran dentro de la Cité, ya que también hay construcciones religiosas apartadas de las murallas y que bien merecen una visita, como la capilla Carmes, la iglesia de Saint Gimer, la iglesia de San Vicente, la capilla de la Virgen de la Salud, la capilla del colegio de los Jesuitas y, la más sobresaliente de todas, la catedral de Saint-Michel, un templo de estilo gótico en cuyo exterior resaltan la gran roseta de la fachada principal y el campanario. Otros edificios de importancia son las casas señoriales, entre las que destacan el palacio de Murat, el palacio de Roland, el palacio Bourlat, el palacio Besaucèle, el palacio Roux d’Alzonne, la casa del Senescal y la casa señorial Vines.

    Un motivo más para visitar Carcasona es que aquí puedes iniciar el Camino de Santiago, ya que de la ciudad parte la quinta ruta principal de los caminos franceses. Y si lo que tenías en mente era planear una escapada romántica, no dudes en reservar un crucero por el canal del Midi, un conjunto de vías navegables de unos 200 km que transcurre entre puentes, acueductos, esclusas y puentes-canales. Y aprovechando el encanto que presenta el lugar, escoge para completar la experiencia uno de los hoteles con mayor atractivo cerca de la zona, como el hotel Cerise Carcassone Sud, un establecimiento situado a poca distancia de la parte central de la ciudad y que cuenta con una agradable piscina exterior rodeada de un precioso entorno ajardinado. ¡Una oferta que no debes pasar por alto!

    ¿QUÉ HAGO CON LOS NIÑOS?


    Después de unas horas de visitas culturales, seguro que los niños necesitan algo de acción y movimiento. Para ello, no dudes en acercarte a Aquaviva Parque, donde lo pasaréis en grande con las distintas actividades que se ofrecen, como toboganes de agua, columpios, una catapulta, un rocódromo y mucho más. Se os pasarán las horas volando, pero si no es suficiente, junto al lago Cavayère hay un circuito acrobático en pleno bosque, campos de golf y hasta tirolinas que cruzan el lago, a lo que se añade el parque zoológico y temático Le Parc Australien, que cuenta con varias especies propias de la fauna del país australiano: avestruces, dromedarios, canguros rojos, marsupiales y un largo etcétera. En cuanto al alojamiento, uno de los hoteles ideales para disfrutar en familia de la ciudad de Carcassonne es el hotel de cuatro estrellas Les Trois Couronnes, aunque si la estancia en la ciudad va a ser prolongada, lo más interesante para tu bolsillo será elegir alguno de los establecimientos más baratos, como el hotel Ibis Budget Carcassonne Aeroport, un alojamiento sencillo, limpio y económico.

    Precio máximo

    de ‎25 €hasta ‎480 €

    Puntos de interés - Carcasona