Hoteles en Guadalajara, España

  • Busca entre todos los hoteles de Guadalajara en Internet
  • ¡Encuentra un hotel barato en Guadalajara!
  • ¡Reserva a un precio increíble!
Ordenar por
Cargando
Mostrar más hoteles
Hoteles en Guadalajara

GUADALAJARA: HISTORIA Y NATURALEZA

Entre las comarcas de La Alcarria y la campiña del Henares se encuentra Guadalajara, capital de la provincia homónima en Castilla-La Mancha. Fue fundada en el siglo VIII por los árabes, quienes construyeron un alcázar junto al río Henares que se ha mantenido en pie hasta nuestros días. Más tarde la ciudad pasó a manos de Castilla y acudieron a ella en busca de nuevas tierras varias familias procedentes del norte de Castilla y de Navarra, como los Mendoza, que dieron a Guadalajara un fuerte impulso económico y dejaron en sus calles interesantes muestras arquitectónicas de su paso. Pero además de conocer los monumentos más relevantes de la capital, aprovecha para recorrer el resto de la provincia guadalajereña y déjate sorprender por localidades históricas como Sigüenza o Molina de Aragón, los pueblos negros o el espacio protegido del Parque Natural del Alto Tajo.

LA CAPITAL ARRIACENSE

El casco antiguo de Guadalajara denota su pasado andalusí, con estrechas calles y varias plazuelas diseminadas entre las que se abre la calle Mayor, el principal eje del centro. Pero antes de empezar a recorrer esta parte de la ciudad, acércate a las ruinas del alcázar real, frente a la antigua iglesia de los Remedios. Aunque los restos que hoy se ven datan del siglo XIII, el origen del edificio se remonta al siglo IX, cuando los andalusíes decidieron levantar aquí una fortificación para vigilar la entrada al núcleo urbano y el paso por el río Henares. Tras esta visita, dirígete al sur, hacia la plaza de los Caídos en la Guerra Civil, la primera parada de tu recorrido por el centro y el lugar en el que se encuentra uno de los principales monumentos civiles de Guadalajara: el palacio del Infantado. Esta joya en la que se mezclan los estilos gótico isabelino y renacentista se construyó en el siglo XV por orden de Íñigo López de Mendoza y Luna, cuya familia, los Mendoza, desempeñó un importante papel en el desarrollo de la ciudad. También en esta zona hay varios hostales baratos e incluso hoteles de mayor categoría pero con buenas ofertas como AC Hotel Guadalajara, un alojamiento de cuatro estrellas moderno, elegante y económico.

Tras visitar el palacio, tienes dos opciones: puedes recorrer la calle Mayor, en la que se sitúa la plaza homónima con el ayuntamiento de Guadalajara, o girar por la calle Teniente Figueroa para conocer el palacio de Antonio de Mendoza, levantado en estilo renacentista y profundamente reformado en estilo neoclásico. No muy lejos de aquí se encuentra el palacio de la Cotilla, otro de los grandes edificios nobiliarios de la ciudad y famoso por su delicadamente decorado salón de té, conocido como «salón chino»; y unas calles más al sur aparece el palacio de la Vizcondesa de Jorbalán, original del siglo XVI y reconstruido en el siglo XX.

Como verás, Guadalajara destaca por sus palacios nobiliarios, que hablan de las principales familias que se instalaron en la ciudad y contribuyeron a su crecimiento. Sin embargo, también irás descubriendo edificios religiosos de gran interés, como es el caso de la concatedral de Santa María, en la que se dan cita tres estilos muy diferentes entre sí pero perfectamente integrados: mudéjar, en las puertas de ladrillo y en la torre; renacentista, en el pórtico, y barroco, en la bóveda interior. Casi al lado de la concatedral se ubica la capilla de Luis de Lucena, que hoy se presenta como un edificio aislado debido a que la iglesia a la que pertenecía se demolió a finales del siglo XIX. Y en la plaza de Bejanque, ya fuera del casco antiguo, podrás visitar el fuerte de San Francisco, construido en su origen como convento y utilizado siglos después como fuerte militar. Uno de los lugares más destacados del conjunto es la cripta de la iglesia conventual, que se creó siguiendo el modelo del panteón real de El Escorial.

DE RUTA POR LA PROVINCIA

¿Dispones de varios días? Entonces no dudes en organizar una ruta para conocer los hermosos rincones que alberga la provincia de Guadalajara. Encontrarás todo tipo de opciones para el turismo, desde visitar pueblos llenos de arte e historia hasta recorrer sorprendentes parajes naturales en los que podrás practicar deportes de aventura. Turismo cultural, turismo activo o ambos: ¡tú eliges!

Si optas por el turismo cultural, anota en tu cuaderno de viaje destinos como Molina de Aragón, con la mayor fortaleza amurallada de España después de la de Ávila, o Sigüenza, cuyo centro histórico de marcado acento medieval te hará transportarte varios siglos atrás en el tiempo. Además, sobre la ciudad se alza un antiguo castillo restaurado y convertido en la actualidad en uno de los hoteles con más encanto de la provincia: el impresionante hotel de cuatro estrellas Parador de Sigüenza. Otra buena alternativa es el lujoso hotel El Molino de Alcuneza Hotel & Spa, instalado en un antiguo edificio de piedra con spa y piscina exerior.

Los denominados «pueblos negros», un conjunto de características aldeas formadas por construcciones de pizarra, ofrecen la combinación perfecta entre cultura y naturaleza, ya que para ir descubriéndolos tendrás que adentrarte en la sierra de Ayllón o Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara. Si, por el contrario, buscas un entorno realmente alejado de la civilización, no te defraudará el idílico Parque Natural del Alto Tajo, un espacio protegido que abarca las hoces del curso alto del río Tajo a su paso por las provincias de Guadalajara y Cuenca entre bosques de pinos, quejigos, sabinas y encinas. Dentro del parque hay zonas de acampada, áreas recreativas, campamentos, miradores y un sinfín de rutas de senderismo y ciclismo que te permitirán saborear cada paraje de este increíble escenario natural. Y si buscas algo que realmente te ayude a olvidarte del estrés de la rutina diaria, contacta con una empresa de turismo activo y escoge entre las múltiples actividades: piragüismo por las aguas del Tajo, barranquismo por zonas casi vírgenes, espeleología por el subsuelo del parque y un largo etcétera.

¿Te imaginabas así Guadalajara? Ahora que lo sabes, ya no tienes que imaginarlo: planea el viaje y ¡vívelo en primera persona!

Precio máximo

de ‎24 €hasta ‎68 €

Hoteles con spa en Guadalajara