Hoteles en Trujillo, España

  • Busca entre todos los hoteles de Trujillo en Internet
  • ¡Encuentra un hotel barato en Trujillo!
  • ¡Reserva a un precio increíble!
Ordenar por
Cargando
Mostrar más hoteles
Hoteles en Trujillo

TRUJILLO: EL SECRETO MEJOR GUARDADO DE EXTREMADURA

Trujillo es una de las más célebres ciudades extremeñas, situada en el centro-sur de la provincia de Cáceres. Desde el punto de vista histórico concentra varios focos de interés, ya que en ella se han encontrado vestigios de las civilizaciones más significativas de la historia de la península ibérica. Se sabe que durante la ocupación romana, bajo el nombre de Turgalium, desempeñó un importante papel en el plano estratégico y militar. Tras la ocupación musulmana dicha vertiente se explotó todavía más con la construcción de la alcazaba, la muralla y los aljibes que para regocijo de los turistas todavía se conservan y pueden visitarse en la actualidad. Más tarde, en la época de los Reyes Católicos y tras el descubrimiento de América, la notoriedad de Trujillo se potenció gracias a la asombrosa proliferación de exploradores autóctonos como los famosos Francisco Pizarro y Francisco de Orellana.

EL PASO DEL TIEMPO POR TRUJILLO

Las huellas del paso del tiempo por Trujillo pueden constatarse desde la época romana, pero es del periodo de la ocupación musulmana del que se conservan más vestigios. Los muros de la alcazaba, dotados de torres de vigilancia y combate, constituían una auténtica fortaleza contra las posibles invasiones cristianas. La edificación original data de los siglos IX y X, pero tras la reconquista cristiana de Trujillo se le anexionó un muro exterior con torres de distinta cimentación y otros elementos propios de las fortificaciones medievales cristianas. El aljibe, perteneciente al periodo omeya, está constituido por tres grandes naves con sus correspondientes cañones apuntados que servían para almacenar tanto el agua de la lluvia como la procedente de otros cauces artificiales como acequias o vasijas. También de la época musulmana puede admirarse una singular alberca con posibles trazas de origen romano y catorce metros de profundidad.

Tras la definitiva reconquista cristiana de Trujillo en el año 1232, comenzaron a proliferar las construcciones religiosas de tipo cristiano, levantadas en varios casos sobre los restos de edificios anteriores. Es el caso de la iglesia de Santiago, erigida en estilo románico en el siglo XII sobre una parte de la antigua alcazaba y junto a la cual podrás encontrar algunos hoteles baratos en los que quedarte durante tu estancia, como el hotel León. Pero la verdadera joya de la arquitectura religiosa de Trujillo es la iglesia de Santa María la Mayor, en la que predomina el estilo gótico a pesar de haberse finalizado en el siglo XVI. El templo fue erigido sobre una antigua iglesia románica del siglo XIII de la que se conservan una torre y la cabecera y que a su vez se cree que fue levantada sobre el espacio ocupado por una mezquita. En cuanto al interior, no te pierdas las capillas funerarias y las impresionantes pinturas del retablo mayor. Además de estos destacados templos, también es recomendable visitar la iglesia de San Martín de Tours, la iglesia de la Preciosa Sangre de Cristo y la iglesia de la Veracruz, menos importantes desde el punto de vista histórico-artístico pero igualmente interesantes.

EL CASTILLO Y OTROS ENCANTOS

El patrimonio arquitectónico de Trujillo se muestra en todo su esplendor en la plaza Mayor, centro neurálgico del casco histórico donde se reúnen numerosos palacios representativos del estilo renacentista extremeño, como el palacio de la Conquista, que era la antigua residencia de la familia del conquistador Francisco Pizarro; el palacio de los Carvajal Vargas; el palacio de los Orellana Toledo, o el palacio de los Quintanilla. Si entre una y otra visita optas por hacer una parada para descansar, en la propia plaza Mayor encontrarás el restaurante Bizcocho y el mesón La Toya, ambos expertos en gastronomía extremeña y en productos con denominación de origen, como los afamados vinos y quesos. También en esta zona se hallan el famoso restaurante Corral del Rey y otros muchos que amplían la oferta gastronómica del casco histórico sin menguar la calidad que caracteriza los platos autóctonos. Asimismo, en el centro de Trujillo abundan los hoteles con encanto, sobre todo en torno a la plaza Mayor. Algunas opciones recomendables son los hoteles Izán Trujillo y Parador de Trujillo, ambos de cuatro estrellas, con piscina, jardines y terrazas.

Aparte del casco urbano, vale la pena planear una visita al Berrocal de Trujillo, sobre todo para los amantes de la naturaleza. Se trata de un impresionante paisaje de rocas graníticas de gran envergadura que se alzan unas sobre otras de manera azarosa debido a la singular erosión del terreno y que se extiende a lo largo de trece kilómetros. En el punto más alto se erige la alcazaba, en el llamado cerro Cabezo de Zorro. A poca distancia del cerro de la alcazaba existen varios hoteles con grandes ofertas, como por ejemplo el hotel NH Trujillo Palacio de Santa Marta, un cuatro estrellas bastante barato que cuenta con habitaciones muy equipadas y una gran piscina exterior rodeada por un precioso entorno natural. Y para culminar la visita a Trujillo, muy cerca de la alcazaba se encuentra el bar Escudo, que cuenta con una terraza para los que prefieran una cerveza al aire libre y un comedor cerrado para los que opten por una copa en el interior. También sirven tapas de excelente calidad, y lo mismo ocurre con el bar la Bellotera, más próximo al casco histórico y con un ambiente inigualable para rematar la jornada.

Precio máximo

de ‎30 €hasta ‎200 €