Hoteles en Zamora

  • Busca entre todos los hoteles de Zamora en Internet
  • ¡Encuentra un hotel barato en Zamora!
  • ¡Reserva al mejor precio!

Resultados para: Zamora

Cargando
  1. Hotel Dos Infantas

    Hotel Dos Infantas

    Zamora, a 0,0 km de Centro de la ciudad

    Bien – 79 / 100 (1168 opiniones)

    Other deals

  2. Rey Don Sancho

    Rey Don Sancho

    Zamora, a 0,0 km de Centro de la ciudad

    72 / 100 (331 opiniones)

    Other deals

  3. NH Zamora Palacio del Duero

    NH Zamora Palacio del Duero

    Zamora, a 0,0 km de Centro de la ciudad

    Muy bien – 83 / 100 (937 opiniones)

    Other deals

  4. Horus Zamora Boutique

    Horus Zamora Boutique

    ‎Noticias

    Zamora, a 0,0 km de Centro de la ciudad

    Muy bien – 82 / 100 (1575 opiniones)

    Other deals

  5. AC Hotel Zamora

    AC Hotel Zamora

    Zamora, a 0,0 km de Centro de la ciudad

    Muy bien – 81 / 100 (640 opiniones)

    Other deals

  6. Parador de Zamora

    Parador de Zamora

    ‎Mejor valorado

    Hotel de 4 estrellas mejor valorado en Zamora

    Zamora, a 0,0 km de Centro de la ciudad

    Muy bien – 84 / 100 (447 opiniones)

    Other deals

Mostrar más hoteles
Hoteles en Zamora

ZAMORA: LA PERLA DEL RÓMANICO

 

La ciudad de Zamora se sitúa en un cerro flanqueado por el río Duero al sur, en la comunidad de Castilla y León. Es una ciudad llena de tradiciones y, como la mayoría en esta zona, repleta de muestras de arte románico. De hecho, es la ciudad europea que más edificios románicos concentra por metro cuadrado, y su casco antiguo está declarado Conjunto histórico-artístico. El encanto de Zamora surge de la unión entre esta esencia medieval y su autenticidad castellana, pues las tradiciones y celebraciones culturales abundan a lo largo del año. La más destacada es la Semana Santa, que transforma por completo Zamora en un lugar lleno de emociones y fervor; una experiencia que merece la pena vivir. Pasear por calles de trazado medieval como Rúa de los Francos y Rúa de los Notarios, la Plaza Mayor o el Puente de Piedra sobre el río, siempre es especial, pero en Semana Santa todavía más. El turismo en Zamora para estas fechas se multiplica, y por una buena razón: nadie quiere perderse el carácter que adquiere la ciudad en esta época del año.

 

DESCUBRIENDO ZAMORA

 

El centro histórico de Zamora es verdaderamente una joya artística del estilo más destacado de la Edad Media en España, el románico. Cuenta con catorce iglesias levantadas en este periodo que reflejan todas las características del estilo medieval en esta zona: la sobriedad de formas, la escasa decoración exterior y el uso de bóvedas de arista. La catedral de Zamora, del siglo XII, es el mayor emblema de la ciudad. Destaca por sus influjos del arte bizantino en la cúpula y su decoración interior de los siglos XV y XVI en la sillería del coro, la reja de la Capilla Mayor, la talla del Cristo de las Injurias… Merece la pena visitarla con detenimiento, e incluso entrar en el Museo Catedralicio, que cuenta con una magnífica colección de tapices flamencos del Renacimiento. Al terminar con la visita puedes acercarte a contemplar otros ejemplos del románico zamorano, como la iglesia de San Juan de Puerta Nueva o la iglesia de Santiago del Burgo, y luego comer en alguno de los restaurantes de comida típica de esta zona. Una buena opción es el Restaurante Casa Bernardo, que se encuentra en la Plaza de San Miguel, al lado de la Plaza Mayor, donde debes pedir el arroz a la zamorana, ¡está exquisito! También tienes la opción de alojarte por aquí, ya que abundan los hoteles pequeños y entrañables como el hotel Doña Urraca o el hotel Don Rodrigo. Además, por la noche es una zona muy animada, sobre todo en torno a la Plaza Mayor.

En la época del modernismo, en el siglo XIX, se produce de nuevo una etapa de auge en las construcciones que permite que Zamora entre en el selecto grupo de ciudades que forman la Ruta Europea del Modernismo. Como si de una capital europea se tratase, en el modernismo zamorano predominan las líneas curvas, los contrastes de colores y la decoración con motivos vegetales. Y lo más curioso de la presencia de este estilo en Zamora es que no se da en las afueras o en los barrios periféricos, sino en el mismo casco histórico. Así, en la actualidad las construcciones modernistas conviven con las robustas edificaciones medievales y dan a Zamora un aspecto más elegante, acogedor y ordenado. Escoge uno de los hoteles con estética modernista para tu estancia y no desentonarás, como, por ejemplo, en el hotel Horus Zamora. Si te alojas aquí estarás muy cerca de la calle de los Herreros, la calle por excelencia de la fiesta zamorana, ya que está abarrotada de locales para todos los gustos.

 

LA SEMANA SANTA ZAMORANA


La Semana Santa de Zamora es una de la más destacadas en España, y es que se trata de una celebración con mucha tradición que se festeja con fervor, emoción y pasión. Es con diferencia el acontecimiento cultural más importante del año. Todos los zamoranos que se encuentran en la ciudad durante la Semana Santa se involucran con el espíritu que inunda las procesiones, trasmitido por los pasos esculpidos con gran realismo y expresividad. Las calles que recorren las procesiones completan la atmósfera mágica en que se desarrolla la celebración, pues la belleza y la antigüedad del casco histórico crean el marco perfecto para tan bonita tradición. Desde el Viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurrección, un total de diecisiete cofradías salen a pasear su devoción por las calles zamoranas. Y la mejor idea para disfrutar de la ciudad en esta época es alojarse en un hotel tradicional y familiar que te acerque a la experiencia. Así, en el centro tienes numerosos hoteles baratos, como el hotel Sol o el hotel Jarama.

Declarada de Interés Turístico Cultural, durante la Semana Santa de Zamora hay una serie de momentos que no te puedes perder, como el Juramento del Silencio el Miércoles Santo, antes de la procesión del Santísimo Cristo de las Injurias. En Jueves Santo es emocionantes escuchar el canto del Miserere durante la procesión del Yacente, mientras que el Viernes Santo por la tarde tiene lugar la solemne procesión del Santo Entierro. Es tradicional desayunar sopas de ajo el Viernes Santo por la mañana, y durante la procesión los cofrades van dando almendras garrapiñadas al público. Ya el último día de la semana, el Domingo de Resurrección, se lanzan cohetes y flores para celebrar la resurrección de Jesús, y cuando termina la procesión la tradición manda tomarse el dos y pingada: huevos fritos con jamón y pan tostado. Y es que la Semana Santa zamorana también es la excusa perfecta para la exaltación de la gastronomía local. Algunos platos típicos de la semana son el bacalao al ajo arriero o a la tranca y las aceitadas. ¡No dejes de probarlos!

 

Precio máximo

de ‎27 €hasta ‎400 €