Hoteles en Albarracín

  • Haz una búsqueda exhaustiva de hoteles en Albarracín
  • Encuentra un hotel barato en Albarracín
  • ¡Reserva al mejor precio!
Ver lista
Ver mapa
Cargando...
  • Caserón de la Fuente+ Añadir a la lista Añadido Eliminar

    Caserón de la Fuente

    • 2 Hotel
    • Albarracín, a 0,6 km de: Centro de ciudad
    • 84 84 / 100 Valoración 324 opiniones
    • Ver ofertas de 1 web
    Mapa Detalles
Hoteles en Albarracín
Guía de viajesGuía de viajes

ALBARRACÍN: TIERRA DE ENSUEÑO


Al suroeste de la provincia de Teruel, en la comunidad autónoma de Aragón, se encuentra la localidad medieval de Albarracín. Este encantador pueblo turolense de estrechas callejuelas y antiguos edificios de piedra se extiende sobre una colina de los Montes Universales, en la sierra del mismo nombre, rodeado de arces, robles, pinos y sabinas y protegido por el cauce del río Guadalaviar (Turia), que fluye a sus pies formando un profundo foso. Lánzate a descubrir los secretos mejor guardados de esta tierra de ensueño; ¡te cautivará!

ALBARRACÍN HISTÓRICA


La belleza de esta localidad medieval reside en sus pasadizos y escalinatas y en el conjunto formado por sus viviendas construidas con irregulares muros de piedra, entramados de madera y el característico yeso rojizo de la provincia. Así que la mejor de forma de descubrirla es a pie, paseando por la parte antigua con sus casas colgadas y por el Arrabal, en la vega del Guadalaviar.

Albarracín es Monumento Nacional desde 1961 y ha sido propuesta para ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la importancia de su patrimonio histórico, en el que destacan edificios monumentales como la iglesia de Santa María, el palacio Episcopal, mansiones señoriales como la de los Monterde, la catedral, la plaza de la Comunidad, la plaza Mayor, la torre de Doña Blanca, el portal de Molina o el del Agua, la torre del Andador, casas como la de la Julianeta y, además, una Alcazaba. Aunque es sobre la cima de un peñasco donde se ubica el campo arqueológico más importante: el castillo de Albarracín, una medina musulmana con un cerco amurallado, once torres y un único torreón. En el interior tendrás la ocasión de ver los restos de varias construcciones como algunas casas-palacio del siglo XII, palacetes con patios centrales y varias habitaciones y un gran aljibe bajo el patio. ¿Te gustaría ser de los primeros en visitar este lugar declarado BIC (Bien de Interés Cultural)? Alójate entonces en el hotel Arabia, un establecimiento situado a los pies de este monumento y que cuenta con un encanto muy personal, pues se construyó en el antiguo convento y colegio de los Escolapios manteniendo los techos de madera, los suelos de barro y la fachada de piedra de mampostería de seis metros de altura, todo ello sin renunciar a las modernidades actuales, como un gimnasio, conexión Wi-Fi, una minitienda de regalos y hasta bañera de hidromasaje. Pero si vas acompañado de toda la familia, no te preocupes: también hay alojamientos más baratos y hasta con piscina para que los niños puedan refrescarse en los días de calor, como el hotel Albarracín o el Albergue Juvenil Rosa Bríos, idóneo para grupos de jóvenes y con vistas a la villa, el río y la muralla.

AVENTÚRATE


Una de las principales actividades de turismo activo que ofrece Albarracín es el senderismo por la sierra, cuyos paisajes no te dejarán indiferente. Además, puedes acercarte hasta los nacimientos de los ríos Cabriel, Guadalaviar y Tajo, o a las cascadas del molino de San Pedro o de Calomarde. Otra opción es visitar alguno de los pueblitos aledaños, como Cella, que cuenta con el mayor pozo artesanal de Europa; Peracense, donde se alza un castillo-fortaleza del s. XIV, o Rodenas, en el que aún se conserva un aljibe medieval.

Pero si buscas algo más extremo, puedes contratar los servicios de «Quercus Aventura», un equipo de profesionales con quienes conseguirás vivir una auténtica experiencia de supervivencia en una de las zonas más despobladas en los Montes Universales. También podrás practicar la escalada en bloque o boulder, ya que el paisaje protegido del Rodeno y el parque cultural de Albarracín están considerados como la meca de este deporte por tener más de 1700 bloques con vías de dificultad de diferentes grados.

Para los más pequeños cuentas con el Museo de Juguetes, aunque es posible que prefieran emular a sus mayores. En tal caso, podéis visitar todos juntos las Grutas de Cristal en el pueblo de Molinos, las minas de Escucha, los túneles subterráneos de Alcañiz o incluso adentraros en el apasionante mundo de los dinosaurios y la paleontología a través de una de las sedes de Territorio Dinópolis distribuidas por toda la provincia de Teruel. ¿Sabías que hace 150 millones de años la sierra de Albarracín estuvo cubierta por el mar de Tethys? Eso y mucho más es lo que descubrirás en la sede que se encuentra en Albarracín, Mar Nummus.

LOS AMANTES DE LA BUENA MESA


Seguro que después de recorrer las calles de Albarracín y vivir tantas aventuras en sus alrededores necesitas sentarte a disfrutar de una buena comida. ¡Estás en el lugar indicado! La gastronomía local es variada y deliciosa, y tal vez te cueste elegir entre uno de los muchos platos que proponen las cartas de los bares y restaurantes: gachas (una especie de papilla hecha con bechamel, azúcar y matalauva), sopa de ajo, gazpacho serrano (acompañado a veces de conejo), borraja, cardo, patatas y salsa de almendras, carnes en caldereta o en escabeche (no te pierdas la perdiz escabechada o la caldereta de cordero), platos de caza y hasta platos de pescado (¡imprescindibles las truchas del río Guadalaviar!). Y si a todo esto le sumas los embutidos caseros, el jamón con denominación de origen de Teruel y los platos más novedosos de la cocina creativa, tan solo queda decir: «¡qué aproveche!».

Precio máximo

de ‎40 €hasta ‎130 €