Hoteles en Valladolid

  • Haz una búsqueda exhaustiva de hoteles en Valladolid
  • Encuentra un hotel barato en Valladolid
  • ¡Reserva al mejor precio!
Ver lista
Ver mapa
Cargando...
Mostrar más hoteles
Hoteles en Valladolid
Guía de viajesGuía de viajes

VALLADOLID: LA CAPITAL DE CASTILLA Y LEÓN


Valladolid es la capital de Castilla y León, además de la sede de las Cortes y la Junta de dicha comunidad autónoma. Fue el testigo de las nupcias de los Reyes Católicos; la cuna de Enrique IV, Felipe II, Felipe IV y Ana de Austria; el hogar de los escritores Cervantes y Quevedo; la mesa en la que Magallanes firmó las capitulaciones del primer viaje alrededor del mundo; el taller donde los afamados orfebres del Renacimiento español ejercieron su labor, y el lugar que vio partir por última vez a Cristóbal Colón. Con tanta historia a sus espaldas, merece la pena acercarse a pasear por sus parques, avenidas y plazas; visitar su casco antiguo compuesto por iglesias, palacios y casas nobles; conocer su patrimonio museístico, y participar en los distintos acontecimientos que tienen lugar a lo largo del año, como la Semana Santa, la Semana Internacional de Cine (SEMINCI), la Feria Internacional de Turismo de Interior (INTUR), el Festival de Teatro y Artes de Calle (TAC) o el Concurso nacional de pinchos y tapas. ¿A qué esperas para venir?

EL ORIGEN DE PUCELA


«Pucela» es el otro nombre coloquial por el que se conoce a la ciudad de Valladolid, aunque no existe una teoría única sobre su origen. Hay quienes afirman que se debe a la situación geográfica de la ciudad, que se encuentra en medio de un valle seco regado por dos ríos y un canal, como si fuera una charca o «poza»; pero sin duda la teoría más llamativa es la que sitúa el origen del topónimo en unos caballeros vallisoletanos que lucharon en la guerra de los Cien Años en el bando de Juana de Arco, la Doncella de Orleans. Dado que en castellano antiguo «doncella» se decía «pucela», al final de la guerra se empezó a llamar a estos valientes caballeros «pucelanos».

¿NECESITAS MOTIVOS PARA UNA ESCAPADA?


Un buen lugar para comenzar la visita por el centro de la ciudad es la plaza Zorrilla, en donde se concentran cuatro de las maravillas de Valladolid: la Academia de Caballería, un colegio de caballeros que fue trasladado desde Madrid en 1852 y actualmente es un interesante museo; la estatua dedicada al escritor José Zorrilla, un poeta y dramaturgo que vivió aquí los primeros años de su vida y fue el autor de conocidas obras como el Don Juan Tenorio; la fuente de la plaza, que hace las veces de reloj y llama la atención por constar de 60 surtidores (un auténtico espectáculo, especialmente de noche), y el Campo Grande, un precioso espacio verde en pleno centro ideal para pasear con los más pequeños y disfrutar de la vegetación y los pavos reales y los patos que campan a sus anchas por el parque.

A continuación, dirígete a la calle Santiago, una de las más animadas del centro. Prácticamente a cualquier hora del día la encontrarás repleta de gente, ya que en ella están las tiendas de marca más conocidas, así que también puedes dedicarte a hacer un poco de compras. Con las manos cargadas de bolsas, aprovecha que estás en el centro para liberarte del exceso de peso en uno de los muchos hoteles que encontrarás en el camino, como el hotel de cuatro estrellas Amadeus, que ofrece el máximo confort en sus habitaciones cuidadosamente decoradas, o el hotel de tres estrellas Mozart, ubicado en una casa residencial burguesa del año 1872 y cuyos precios son baratos en relación con la calidad de las instalaciones. Aunque si realmente buscas un alojamiento barato, prueba con el hotel Silken Juan de Austria, que a pesar de ser un establecimiento de cuatro estrellas propone unas ofertas inmejorables y, además, cuenta con una terraza-cafetería en la que descansar, leer un libro o simplemente charlar ajeno al bullicio del centro.

Tras descansar un rato en el hotel, acércate a la plaza Mayor, uno de los espacios arquitectónicos más interesantes de la capital castellana, además del centro geográfico y social de la ciudad. Por otra parte, esta plaza rodeada de elegantes edificios apoyados sobre soportales y entre los que destaca el ayuntamiento es también un buen lugar para el tapeo. No te pierdas la oreja rebozada y los torreznos que sirven en El Adobo ni su plato estrella, el cocido, que solo se prepara los miércoles. Y acompáñalo todo con uno de los cuatro vinos con denominación de origen de Pucela: Ribera del Duero (tintos), Cigales (rosados), Rueda (blancos) y Toro.

Otro sitio recomendable para visitar es la plaza de la Universidad, llena por supuesto de estudiantes. ¡Pero cuidado! Si eres uno de ellos, has de saber que hay una leyenda que dice que no debes contar los leones que decoran la plaza, ya que no aprobarás ese año el curso académico si lo haces. Y, por último, tu visita a esta ciudad no estará completa hasta que contemples su catedral, construida sobre los restos de una antigua colegiata del siglo XIII. Además, es este el punto de partida de las procesiones que portan las tallas que recorren la ciudad durante sus celebraciones de Semana Santa (declaradas de Interés Turístico Internacional): el Cristo de la Luz, el Cristo Yacente, Nuestra Señora de la Vera Cruz o Nuestro Señor atado a la Columna.

OCIO NOCTURNO


Para la noche tienes cuatro zonas diferentes para salir a cenar, tapear, de copas o lo que se tercie. La más elegante (y también la más cara) es la zona de Coca, junto a la plaza Mayor, que se caracteriza por ser un poco elitista, mientras que en la zona de San Miguel hay un buen surtido de discotecas, bares y disco-bares a los que basta con ir un poco arreglado para echar unos bailes al son del pachangueo. Las otras dos zonas, Portugalete y Cantarranas, son el lugar en el que se dan cita los más jóvenes y las personas con un estilo más alternativo para disfrutar de la noche al aire libre entre amigos.

Precio máximo

de ‎27 €hasta ‎500 €