Hoteles en Santillana del Mar | Encuentra y compara ofertas increíbles en trivago

Hoteles en Santillana del Mar (Cantabria, España)

Hoteles en Santillana del Mar

Encuentra hoteles baratos e increíbles en Santillana del Mar, España. Busca y compara los precios de ofertas de alojamiento y encuentra tarifas muy bajas con trivago

  • Busca entre todos los hoteles de Santillana del Mar en Internet
  • ¡Encuentra un hotel barato en Santillana del Mar!
  • ¡Reserva a un precio increíble!

SANTILLANA DEL MAR: INCREÍBLEMENTE HERMOSA

La llaman popularmente la villa de la tres mentiras, porque ni es santa, ni es llana ni tiene mar, pero hay algo que Santillana del Mar sí que tiene, y es encanto, historia y la incomparable belleza de un casco histórico medieval perfectamente conservado. Así lo avala el hecho de que esté incluido desde 2013 en la lista de los pueblos más bonitos de España. Santillana no solo es una parada obligatoria para quien visite Cantabria, sino también para quien se encuentre recorriendo el Camino de Santiago o para quien desee conocer las magníficas pinturas rupestres de las Cuevas de Altamira. Que los dichos populares no te engañen: no mienten cuando dicen que Santillana del Mar es una de las localidades más hermosas de la comunidad cántabra.

ZAMBULLIRSE EN LA HISTORIA

El casco antiguo de Santillana del Mar ocupa, prácticamente, toda la extensión de la localidad, y sorprende por el excelente estado de conservación de sus edificios medievales y renacentistas. Una de las calles principales, que adquiere distintos nombres según el tramo, (Carrera, Cantón y del Río), conduce hasta la plaza en la que se encuentra la colegiata de Santa Juliana (llamada Sancta Iuliana en latín, que finalmente derivó en Santillana), en torno a la que se fue desarrollando el núcleo original de población. Aunque no quedan restos del edificio primitivo, que debió ser de piedra y madera, destaca la iglesia actual de estilo románico, con un bonito claustro y un llamativo retablo mayor que combina los estilos gótico flamígero y plateresco. La otra calle más representativa de Santillana es la de Juan Infante, que llega hasta la plaza Mayor y crea, junto con la de Carrera-Cantón-del Río, la configuración urbana en forma de «Y» tan propia de esta localidad.

De la época medieval, además de la mencionada colegiata, cabe mencionar otras construcciones como las torres defensivas de estilo gótico del Merino y de Don Borja. Ambas están en la plaza de Ramón Pelayo, y la segunda es en la actualidad la sede de la Fundación Santillana. También destacan la casa de Leonor de la Vega, que fue la madre del primer marqués de la población, y la Torre de los Velarde.

Ya en el Renacimiento, se levantaron en Santillana edificios tan dignos de admirar como el palacio de Velarde, y un poco más tarde, en el Barroco, se construyeron palacios como el que ocupa el ayuntamiento hoy en día o el de Barreda-Bracho, que desde 1944 acoge el Parador Nacional Gil Blas , y templos a las afueras del centro, como el convento de Regina Coeli. Lo mejor para estar cerca de todos estos lugares de interés es buscar un alojamiento en el centro de la localidad, donde es posible encontrar hoteles baratos y con excelentes instalaciones y servicios. Una buena opción es el encantador hotel de cinco estrellas Casa del Marqués, ubicado en la antigua residencia del marqués de Santillana, un edificio de estilo gótico que data del siglo XV.

LA CAPILLA SIXTINA DEL ARTE RUPESTRE

El ser humano es un ser social, y por ello siempre ha tenido la necesidad de expresarse y comunicarse. En una época en la que aún no existía la escritura, las pinturas eran el principal medio de transmisión de las ideas , y, para nosotros, son el único testimonio directo que nos ha quedado de nuestros antepasados. ¿Qué pensaban? ¿Qué hacían? ¿Cómo era su vida? Esto y mucho más lo descubrirás en las cuevas de Altamira, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y cuyas pinturas de la gran sala fueron calificadas por Déchelette como «la Capilla Sixtina del arte rupestre».

Hace miles de años la entrada a la cueva quedó sellada por un derrumbe, lo que permitió que las pinturas se conservaran hasta el presente. El lugar fue descubierto por un cazador en 1868, y desde entonces se han estudiado sus pinturas paleolíticas caracterizadas por su gran realismo. Animales, figuras antropormorfas, dibujos abstractos y dibujos no figurativos conforman el conjunto de muestras artísticas que decoran la piedra de la cavidad y cuya función exacta aún se desconoce. Aunque el acceso a la cueva está restringido, junto a ella se encuentra el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, en el que hay una fiel reproducción de la cueva que la muestra tal cual era cuando estuvo habitada por diferentes grupos de cazadores recolectores.

MÁS SANTILLANA

El casco histórico de la población y la cueva de Altamira no son los únicos atractivos de Santillana del Mar, ya que a pesar de las malas lenguas, la costa no queda muy lejos. A pocos kilómetros del centro está la playa de Santa Justa, de fácil acceso y con el característico paisaje del litoral cántabro, donde mar y monte parecen fundirse. Pero si prefieres los paisajes de altura, nada como subir al pico Vispieras, con los restos de una fortaleza medieval , o recorrer el tramo del camino de Santiago que enlaza Polanco y Santilla y continúa hasta Comillas. Y si quieres vivir más de cerca la naturaleza que inunda esta localidad cántabra, opta por una de las posadas que hay a las afueras, como la Posada Los Calderones, situada en un entorno rural a apenas cinco minutos a pie de la plaza Mayor.

Tal vez viajes en familia y busques la forma de pasar un día divertido todos juntos: acude entonces al zoo de Santillana, calificado por ADENA/WWF como uno de los cuatro mejores de España. Está especializado en primates, grandes felinos, mariposas tropicales y anátidas, lo que hace que sea diferente de otros parques más generales. Y si después de la vista os quedáis con ganas de más, subid al coche y poned rumbo al Parque de la Naturaleza de Cabárceno, un espacio de 750 hectáreas donde los animales viven en semilibertad en los terrenos de una antigua mina de hierro.

Elijas lo que elijas, en Santilla del Mar te sumergirás de lleno en los encantos de Cantabria: arte medieval y renacentista, historia, pinturas rupestres e increíbles paisajes donde el verde de la montaña y el intenso azul del mar son uno.

Hoteles en Santillana del Mar

También te pueden interesar estos hoteles...

Puntos de interés - Santillana del Mar

Destinos destacados

Más destinos destacados